Desde Ecuador llega el pop de "1982" (diecinueve ochenta y dos) con el tema “Amistad Club”



Intentar encasillar el estilo de 1982 es perder el tiempo; su fuerza radica en la posibilidad de desafiar las líneas genéricas a partir de caprichosas combinaciones sonoras que proponen escenarios imaginarios en líneas temporales y geografías diversas.


Compuesto por Sebastián Narváez y Antonio León, 1982 es un proyecto rodeado de misterio que rehuye de los reflectores, por lo que son afortunados aquellos que se encuentran con su música. En 2015, 1982 inició su recorrido para lanzar en 2016 su primer álbum ≈Nuevas Ondas≈ caracterizado por capas de sonidos y reverberaciones sobre las que resaltan atractivas melodías de sintetizadores y guitarras ochenteras.


Tras un proceso de evolución, en 2017 lanzaron Homesick, un álbum lleno de nostalgia, experimentación y viajes en el tiempo que consolidó la identidad del proyecto. Con la intención de recuperar una década musical casi perdida en su natal Ecuador, estos dos talentosos productores propusieron la reinvención de la escena ochentera como si transcurriera en el presente. Actualmente, 1982 se encuentra en un nuevo proceso de renovación, intentando encontrar raíces en culturas tan distantes como la japonesa y recurriendo, como siempre, al juego entre géneros y estilos. Ejemplo de ello, es su más reciente lanzamiento “Amistad Club”.




Desde el corazón de Latinoamérica y las profundidades de la cuarentena, el enigmático proyecto musical 1982 (diecinueve ochenta y dos) regresa para cautivar con su nuevo sencillo “Amistad Club”, el cual se ha propuesto cuestionar los juegos de apariencias que suceden en un mundo virtual lleno de likes, challenges y fama efímera.


Entre líricas deleitantes y una rica mezcla de sonidos que resulta tan atractiva como difícil de etiquetar, el tema combina de manera traviesa elementos del hip hop, el soul y la psicodelia con el pop de influencia ochentera que ha caracterizado el estilo inconfundible de este proyecto.






“Amistad Club” no solo reflexiona sobre lo que se oculta detrás de las pantallas y las nuevas celebridades, sino también sobre lo impermanente del mundo actual y sobre la búsqueda de la coherencia entre lo que se muestra y lo que se es. Una búsqueda constante que, además, ha moldeado la identidad de 1982 (diecinueve ochenta y dos) quienes, desde sus inicios en 2015, han hecho coincidir sus inquietudes con influencias sonoras de épocas distantes, dando como resultado un estilo auténtico y evocativo.



Escúchalos aquí: