Los últimos días de Sid Vicious



Es imposible hablar sobre la historia del punk y no mencionar a Sex Pistols, una banda inglesa que fue fundamental para la ideología de dicho movimiento, y que quizás con el paso de los años hasta ellos mismos se han terminado contradiciendo y volviéndose una parodia de lo que alguna vez fueron. Sin embargo la imagen de Sid Vicious hasta la fecha tiene un peso importante y para conmemorar su 42 año luctuoso, le daremos un repaso a sus últimos días.


John Simon Ritchie, mejor conocido como el rebelde por excelencia "Sid Vicious", fue el prototipo perfecto de "Vive rápido, muere joven", y él lo tenía muy en claro. De hecho en una entrevista dijo que "Probablemente muera antes de llegar a los 25, pero habré vivido de la manera que quería". El joven bajista falleció a sus 21 años a causa de una sobredosis, aunque sigue el debate si realmente fue un accidente o un suicidio.


Las cosas en la vida de Sid iban en picada, no solo en la parte musical, pues decidió dejar a los Sex Pistols para iniciar una olvidable carrera como solista, sino también en su vida amorosa con una turbulenta relación con Nancy, quien parecía ser su alma gemela, pero parecía que el vínculo que los unía era su amor por la cocaína, droga que los fue matando poco a poco y jamás lograron salir de dicha adicción




Fue hasta el 12 de octubre de 1978 que Sid la encontró muerta en el hotel Chelsea de Nueva York, productor de una cuchillada en el abdomen. Lo más controversial del asunto es que Vicious estaba demasiado drogado para recordar con claridad, por lo que se convirtió en el principal sospechoso. Incluso llegó a culparse pero luego retiró lo dicho, por lo que la policía tuvo que arrestarlo, aunque poco después logró salir bajo fianza pero el punketo jamás logró estar tranquilo.


Los siguientes días se la pasó solo y vacío, siendo arrestado en diferentes ocasiones por diversos actos de violencia, hasta que el 2 de febrero de 1979 falleció por una sobredosis. Muchos apuntan a que su mamá, Anne, estuvo presente y pudo tener responsabilidad en administrarle dicha droga. Incluso Johnny Rotten ha mencionado que ella hundió más a Sid en las drogas.