Review: Blur - The Magic Whip


Review: Alex Soberanis




Es realmente sorprendente cómo pasa el tiempo, y prueba de ello es que es el sexto aniversario del primer disco de Blur en 12 años. Así es, la mitad de ese largo periodo de espera el cual concluyó con un material que ya desearían tener muchas bandas que deciden reunirse. ¿En realidad es tan bueno? Definitivamente, tal vez.


Los británicos se reunieron en 2009 para ofrecer una serie de conciertos exclusivamente en Europa, los cuales fueron sold out de manera inmediata, incluyendo sus 2 presentaciones en Hyde Park ante más de 55,000 personas por noche y una ya legendaria presentación encabezando Glastonbury. Pero después de eso no hubo más que un sencillo y un documental en 2010, un concierto especial para clausurar los juegos olímpicos del 2012 y otros 2 sencillos. Todo eso cambió en 2013 cuando emprendieron un tour mundial y se quedaron atrapados en Hong Kong después de que se cancelara su presentación en el Tokyo Rocks Music Festival. Aprovecharon sus días libres y grabaron de manera secreta (ni sus familias se enteraron) este material que se convertiría en su sexto #1 consecutivo y los llevaría a otro tour mundial en 2015.


Lo bueno:


Es admirable que no se hayan ido por lo que estaba en tendencia por aquella época. Como bien dijo Alex James en el documental "New World Towers", si ellos hubieran querido fácilmente pudieron contactar a Pharrell Williams y rentar un súper estudio, pero no se trataba de eso, era más un asunto que los 4 se debían y que descubrieron que la magia seguía ahí. Hasta en las presentaciones en vivo se puede notar que todos están orgullosos de este trabajo.


También vale la pena destacar que incluso en su octavo disco el cuarteto sigue explorando diferentes sonidos como el reggae en "Ghost Ship" e incluso su lado más oscuro en "Pyongyang". De hecho si escuchas con atención, podrás notar que en las 12 canciones está presente cada uno de sus materiales previos, pero con un toque renovado.


La producción también se debe destacar con plenitud, pues la banda trajo de regreso a Stephen Street, quien no colaboraba con ellos desde su homónimo en 1997, solo que esta vez se le unió Graham Coxon como co-productor. Ambos nos dejaron un material bastante fino, en el que todo suena en su debido lugar e incluso logran que un material tan diverso se sienta parte de un mismo trabajo, cosa que es muy difícil.


Lo malo:


No es algo precisamente malo si tomamos en cuenta de que es un disco meramente para fans (aunque muchos empezaron a seguirlos a partir del éxito que tuvo este disco) pero casi todos concuerdan en la carencia de hits o futuros clásicos, y es un tremendo error que le hayan apostado a 5 canciones como sencillos y que ninguna de esas sea "Ghost Ship", una canción que por si sola se encuentra en su top de Spotify y es la más sonada de dicho material. Si había una oportunidad de un hit, era esa y la dejaron ir.


Arriba aplaudimos la producción del material y lo sostenemos, pero es verdad que canciones como "Ong Ong" o "My Terracotta Heart" tienen mas presencia y mejores arreglos en vivo, de hecho las versiones de estudio hasta se sienten un poco planas.


Vale la pena mencionar:


La mayoría de los fans elogiaron el material, pero muchos sienten que no se compara con sus clásicos. Sin embargo aún así obtuvo un 81 de 100 en Metacritic y llegaron al Top 5 en 14 países diferentes y al #1 en 3 de ellos. De hecho es su disco más exitoso hasta la fecha en Estados Unidos, por lo que por primera vez pudieron presentarse en el Madison Square Garden.




Conclusión: 4/5


En efecto, no se trata de un clásico ni de un material pensado para recuperar la gloria que los llevó al estrellato en los 90's, sin embargo es un disco diversos, fresco, sincero y fiel que muy probablemente te encante si ya eras fan de la banda. Si este fuese el capítulo final para Blur, podríamos concluir que lo hicieron de manera digna y al nivel que pocas bandas de su época podrían llegar en la actualidad.


Canciones destacadas: Ghost Ship, Ong Ong, My Terracotta Heart y Lonesome Street