Review: Foals - Total Live Forever



Review: Alfredo González Canales y Yarif Aguilar Simón.

Peligroso Rock.




Hoy en el cumpleaños número 35 de Yannis Philippakis le dedicamos un review a “Total Life Forever” disco que, desde nuestro punto de vista, consolidó Foals como lo conocemos hoy.


Puede que sea cierto que “Antidotes” (gran álbum) sea el primer LP de la banda y que muchos consideran que es el punto de partida de Foals, pero creemos que fue “Total Life Forever” la plataforma que marca el inicio del sonido de la agrupación que tanto nos gusta y que maduraría con los años.


Lo sobresaliente:


La manera en la que inicia este disco no tiene precedentes en la carrera de la banda, es una entrada fuerte y directa al grano, pero con mucho sentimiento y con una vibra fresca, tropical, mística y solemne.


Los cinco primeros tracks (“Blue Blood”, “Miami”, “Total Life Forever”, “Black Gold” y “Spanish Sahara”) nos dicen todo lo que tenemos y queremos saber del álbum y que al mismo tiempo te vuelan la cabeza. Consideramos que no existe una sucesión de canciones tan buena como ésta en otros discos de Foals hasta ahora. Cada una de estas canciones nos hace pasar por momentos melancólicos, tristes, reflexivos y cálidos al mismo tiempo que ponen imágenes en tu cabeza como el vuelo de una águila muriendo, el cielo, el mar y la soledad mientras uno las escucha.

La transmisión de emociones en la instrumentación de estos tracks funcionan de gran manera, como en “Blue Blood” por ejemplo, donde el inicio de esta canción nos hace recordar el palpitar de un corazón o como en “Spanish Sahara” donde los sintetizadores se vuelven el soplar del viento mientras oscilan repetidamente creando un ambiente de soledad con el que cada fan de la agrupación de Oxford ha conectado y se ha perdido en la música y las letras.

Lo raro pero agradable:


A pesar de ser un disco conceptual muy bien organizado, si sentimos que es un álbum de alguna manera bipolar, en especial después de “Spanish Sahara”. Tracks como “This Orient”, “After Glow” y “2 Trees” rompen con todo lo que nos fue presentado anteriormente, y a pesar de que nos gustan y sirven como un “respiro” de las primeras 5 canciones muy necesario para levantarnos el ánimo, si se arriesgan mucho a buscar su propia identidad al integrar grooves más “punk” y elementos “electrofuturistas” con la caja de ritmos que uno creería que no tienen nada que hacer en el disco, pero que funcionan muy bien en contexto y como unidad.

Lo técnico:


El álbum es una obra maestra de la mezcla, pues en ningún momento se siente una saturación en los tracks y establece una homogeneidad en todos los instrumentos haciendo que se respeten entre sí, ya que ningún elemento choca ni interfiere con las frecuencias del otro y nos deja un sonido muy limpio para disfrutar, a pesar de tener reverberaciones y espacialidades muy pronunciadas. La mezcla nos da una ambientación increíble con los paneos de los instrumentos que nos dan una sanción tridimensional y nos hace voltear a todos lados para ver de dónde salió ese pequeño detalle o figura que suena.

Conclusión: 4.7/5

A este álbum le damos un 4.7/5 y pensamos que este es su mejor trabajo hasta ahora. Todo nuevo fan de la banda tendría que visitar este álbum para poder entender los siguientes, pues es el inicio del Foals que tanto nos gusta y se desenvuelven para descubrir su identidad y madurez como músicos y agrupación.

Canciones favoritas: Black Gold, Spanish Sahara, Miami, Alabaster y Blue Blood