Review: Gorillaz - Gorillaz



Review: Kery Gallareta



A dos décadas del estreno de este material hoy, el debut homónimo de la banda formada por Damon Albarn (Blur, The Good, The Bad and the Queen) y Jamie Hewlett (animador) es una pieza clave para contar la historia de esta agrupación, ¿o no?


Publicado el 26 de marzo del 2001, Gorillaz inició con una simple premisa: Una banda virtual como contrapropuesta del gran consumo de estrellas que surgían apartir del auge de canales de video como MTV. El material homónimo de la agrupación retoma este mensaje en sus letras que hablan de ego contra espíritu (Clint Eastwood), la dificultad entre hacer dinero y alcanzar el éxito (Slow Country) y más.


Lo bueno


Como todo buen primer material marca la pauta de lo que fue, es y será Gorillaz, tanto en ese tiempo como hoy en día. Con una mezcla de diferentes estilos, que van desde hip hop y rap hasta dub y electrónica, en su momento marcó una diferencia en la carrera de Albarn al escucharlo con algo distinto a su trabajo en Blur y es esto mismo lo que se ha vuelto el distintivo de la agrupación virtual hoy en día.


Su papel en la historia no puede ser borrado. A pesar de que el proyecto de una banda animada había existido previamente (The Archies es un ejemplo), Gorillaz llegó a demostrar que esta este tipo de contenidos no son únicamente diseñados para niños además que pueden ser utilizados para hablar de problemáticas y situaciones complicadas a través de música.


Junto a esto se suma CLÁSICOS dentro de la discografía de Gorillaz como Clint Eastwood y 19-2000, temas que hasta el día de hoy forman del repertorio en vivo de la banda; y que convierten a este disco en una pieza esencial no solo de la discografía entera de la agrupación así como de la música en general.


Lo malo


A pesar de que el tiempo le trajo algo de justicia al concepto de la banda y a su estilo musical, hoy en día no es uno de los discos favoritos de los fans ya que muchos mencionan Demon Days o Plastic Beach como su preferido.


Además es sin duda uno de los discos más pesados de Gorillaz, con largos puentes tanto dentro de las mismas canciones como entre una y otra, lo convierte en un material que si esperas un hit tras otro o cantar sin parar terminarás decepcionado.


Vale la pena mencionar


Gorillaz es algo más que simplemente una banda digital ya que detrás de la misma, así como cada uno de los personajes que la conforman y los materiales que publican, hay una historia que parte desde este disco hasta Songs Machine Vol. I, su más reciente disco.



Conclusión: 4/5


Revisitar este material es algo que hoy en día parece esencial, ya que es un parteaguas en la cultura popular. Gorillaz fue una pieza de innovación dentro de la misma y hasta hoy lo es; pero su material homónimo, a comparación del resto de su actual discografía, se queda algo corto con lo que crea la banda, e incluso otros artistas similares, hoy en día. Eso si, no deja de ser una perfecta carta de introducción y un material que puede ser punto de encuentro para fanáticos de diferentes géneros.


Canciones favoritas: Tomorrow Never Comes, M1 A1, Clint Eastwood y 19-2000