Todos tienen una canción que... ya sabes


Photo by Brett Jordan from Pexels



"Todos tienen una playlist, aunque sea una canción, que utilizan para ya sabes...ese momento en la noche" fue una de las oraciones que salió en una plática con uno de mis amigos y que hasta hoy, unos tres años después, sigue resonando en mi cabeza de vez en cuando.


Fuera de la última parte de la frase que inició este texto, el contar con una pieza musical (o varias) que complementan diversos aspectos de nuestra vida es algo que quiero creer más de uno ha considerado y/o notado, y que incluso a veces hacemos involuntariamente. Esto algo que hemos experimentado al menos alguna vez en la vida ya que con el paso de los años llenamos la biblioteca musical que de algún modo almacenamos en alguna parte de nuestra cabeza; esa que decidió guardar la letra Let It Happen en vez de la fórmula de trinomio al cuadrado perfecto, y a la cual recurrimos sin avisar al escuchar alguna canción en especial que nos transporta a sitios, momentos o personas especiales en nuestra vida.

Pero, más allá de la nostalgia que estas puedan activar en nosotros al escuchar algo que sonó en aquella fiesta/reunión en especial que hasta hoy recuerdas o el cliché de la canción que nos recuerda a ese "alguien especial" (que, reconozcamos todos, es probablemente un tema pop que sonaba en el radio en ese momento o por alguna razón "Me Rehúso" de Danny Ocean), las canciones tienen un poder increíble, y una cosa que considero es mi favorita personal: Se convierten en el medio para exteriorizar lo que sentimos, deseamos y/o tenemos; pasando así a ser como una ley de la atracción con letra y música (según nosotros mismos) increíble.


Algo que hace peculiar esta "ley de atracción" es que esta letra y música convergen en un mismo fin que hace que las canciones sean, para mí, algo poderosísimo: El mensaje. Sé que podemos pensar que este en la letra únicamente, ya que esta literalmente nos dice algo, pero la música de una canción siempre tiene da ese extra que complementa a la letra de cada tema y le da ese toque necesario para complementar su intención.


Poniéndolo en términos más simples, pensemos en aquellas canciones que encajarían en lo que se mencionaba al principio del texto: No dudo que más de una hable de amor, e incluso que lo narre como algo completamente sentimental, pero realmente en muchos de estos temas es realmente el ritmo lo que hace que cambie el propósito que quiere dar a entender. O incluso, siento un poco más específicos, pensemos en las canciones que luego son alentadas, se les agrega reverb o pretenden ambientar alguna situación en especial haciendo así que las voces y otros elementos sonoros de estos temas y, con ellos, su propósito o mensaje.

La realidad es que la frase del título de este texto puede utilizarse en cualquier contexto ya que no dudo que toda persona que habita en este planeta tenga canciones, discos, playlists o artistas que asocien con ciertas emociones, momentos, e incluso lugares en específico. Esto es algo que puede pasar en la vida cotidiana a veces, como mencionaba al principio, sin que nos diéramos cuenta por lo que con podemos convertir una simple caminata de punto A a punto B e una aventura en nuestra cabeza simplemente si tenemos el soundtrack indicado para eso.


Todos tienen una canción que...

Nos da ánimo cuando más lo necesitamos La mía es Light On de Maggie Rogers

Nos recordará como fue el 2020 Enseguida pienso en Everybody Lost Somebody de Bleachers

Nos invita a iniciar la mañana con alegría La mía es Here Comes The Sun de The Beatles

Nos recuerda a un concierto en especial Yo pienso en Shake It Out de Florence and the Machine

Es para esos largos momentos manejando En mi caso Derm Kala de Khruangbin

Nos recuerda a ese amor que no pasó De esos yo tengo playlists completas, por ejemplo

Les recuerda a su infancia Instantáneamente me transporto a la playa cuando tenía ocho años escuchando El Viaje de Copperpot de La Oreja de Van Gogh


Y es aquí donde me pregunto....

¿Cuáles son esas canciones para ti? Porque, por si no queda claro, todos tenemos aunque sea una.